Clases y evolución

Los brotes o exacerbaciones agudas de la enfermedad, se definen como la aparición de síntomas neurológicos nuevos o un empeoramiento llamativo de síntomas existentes, con una duración superior a 24 horas (pueden ser días o semanas), seguido de una fase de estabilización o mejoría.
La mayoría de los enfermos debutan con un brote, otros no lo experimentan nunca. La existencia o no de brotes, sirve para clasificar las dos principales formas de presentación de la enfermedad: remitente-recurrente y progresiva.

La progresión implica un deterioro paulatino de las funciones neurológicas del paciente. Ello conlleva un aumento de la incapacidad o del grado de invalidez sin que ocurra ningún brote. Esta progresión no suele ser constante sino que es interrumpida por periodos de estabilización, pero no de mejoría.

Formas clínico-evolutivas. Existen varias formas de presentación y evolución de la EM; se distinguen tres tipos principales:

  1. Formas recurrentes – remitentes: aquellas en las que se producen periodos de recaída (brotes) seguidos de etapas de estabilización de duración variable. Estas recaídas consisten generalmente en la aparición de síntomas neurológicos debidos a una nueva lesión en el sistema nervioso central. La recuperación de estos síntomas tras el brote puede ser total o parcial; en este último caso, quedarán síntomas residuales (secuelas).
  2. Formas secundariamente progresivas: aquellas en las que, tras una primera etapa de brotes (recaídas-estabilización), se pasa a otra de no brotes (progresión o solo progresión sin brotes) en la cual, los pacientes empeoran de forma progresiva independientemente de que tengan o no brotes.
  3. Formas primariamente progresivas: aquellas en las que nunca han existido brotes sino un aumento paulatino y lento de la discapacidad desde el comienzo.

La inmensa mayoría de los pacientes pueden ser incluidos en una de estas tres formas evolutivas; sin embargo, la gravedad de los síntomas y la velocidad con que progresa la enfermedad es distinta en cada paciente, independientemente del tipo de EM que tenga. Cuando el médico explica esta circunstancia al paciente, muchos pueden creer que se les dice esto para animarlos o “quitar hierro al asunto”, sin embargo este es un dato que se corresponde fielmente con la realidad.

La fatiga es una sensación de cansancio desproporcionada al esfuerzo realizado que puede acompañar o no a los demás síntomas neurológicos. Este cansancio anormal no se justifica por las secuelas neurológicas y en muchos pacientes este es el síntoma más incapacitante de la enfermedad pues les impide llevar un horario laboral normal.

Síntomas paroxísticos, es muy importante diferenciarlos y distinguirlos de un brote. En medicina se llaman así a los síntomas que aparecen y desaparecen de forma súbita y que duran poco tiempo, como por ejemplo:

Sensación de descarga eléctrica desde el cuello e irradiada hacia las extremidades, fenómeno de Lhermitte.
Perdida transitoria de la visión de un ojo, fenómeno de Uhthoff.
Visión doble.
Dificultad para hablar, distraía.
Picazón.

Este website utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información >

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar